28 jun. 2006

Hiparco De Nicea

Es uno de los 4 grandes astrónomos alejandrinos, porque con sus estudios realizados en la ciudad de Alejandría determinaron un período de gran florecimiento de la astronomía griega (los otros tres alejandrinos fueron: Aristarco de Samos, Eratóstenes y Tolomeo). Hiparco tal vez deba su mayor notoriedad a un catálogo de alrededor de 850 estrellas en las cuales introdujo, por primera vez, sus magnitudes estelares: para mayor precisión, seis clases de luminosidad de las estrellas, desde la primera que reagrupa a las estrellas más luminosas, a la sexta que comprende las más débiles.



Su clasificación, con algunas modificaciones, subsiste aún hoy.

La precisión de las posiciones estelares de Hiparco determinadas y comparadas con los atlas del pasado, permiten también al astrónomo griego descubrir el movimiento de Precesión del eje terrestre: ese movimiento muy similar a una oscilación del eje de una peonza que, realizándose en unos 26.000 años, determina un cambio de la estrella hacia la cual apunta el eje terrestre mismo (Estrella Polar) y por lo tanto también una lenta variación de las coordenadas estelares.

A Hiparco se debe también la determinación del período de revolución de la Tierra alrededor del Sol (año solar) con la precisión de seis minutos. Nada nos queda de las obras escritas del astrónomo, sino por vía indirecta. Hoy se sabe con seguridad, por ejemplo, que el famoso “AImagesto” de Tolomeo se basa abundantemente en los escritos de Hiparco.

En honor del gran astrónomo griego, un satélite de la ESA, destinado a efectuar estudios de astrometría, ha sido bautizado Hipparcos.

27 jun. 2006

Aristóteles

Filósofo y científico griego que comparte junto a Platón y Sócrates la distinción de ser los filósofos más destacados de la antigüedad.

Nacido en Estagira (Macedonia), hijo de un médico de la corte real, Aristóteles se trasladó a Atenas a los 17 años para estudiar en la Academia de Platón.

Permaneció en esta ciudad unos 20 años, primero como estudiante y más tarde como maestro.

384-322 AC

A la muerte de Platón, acaecida en el año 347 a. C., Aristóteles partió para Assos, ciudad de Asia Menor en la que gobernaba un amigo suyo, Hermias, al que Aristóteles sirvió de asesor, casándose además con su sobrina e hija adoptiva, Pitia.

Tras ser capturado y ejecutado Hermias a manos de los persas en el 345 a. C., Aristóteles se trasladó a Pella, capital de Macedonia, donde se convirtió en tutor del hijo menor del rey, Alejandro, que para la historia sería conocido como Alejandro III el Magno. En el año 335 a. C., al acceder Alejandro al trono, regresó a Atenas y estableció su propia escuela: el Liceo. Debido a que gran parte de las discusiones y debates se desarrollaban mientras maestros y estudiantes paseaban por el Liceo, este centro llegó a ser conocido como escuela peripatética. A raíz de la muerte de Alejandro en el año 323 a. C. creció en Atenas un fuerte sentimiento antimacedonio, con lo que Aristóteles se retiró a una propiedad familiar en Calcis, en la isla de Eubea, donde moriría al año siguiente. Al igual que Platón, en sus primeros años en la Academia, Aristóteles utilizó muy a menudo la forma dialogada de razonamiento aunque, al carecer del talento imaginativo de Platón, esta modalidad de expresión no fue nunca de su pleno agrado. Si se exceptúan escasos fragmentos mencionados en las obras de algunos escritores posteriores, sus diálogos se han perdido por completo. Aristóteles escribió además algunas notas técnicas, como es el caso de un diccionario de términos filosóficos y un resumen de las doctrinas de Pitágoras; de estos apuntes sólo han sobrevivido algunos breves extractos. Lo que sí ha llegado hasta nuestros días, sin embargo, son las notas de clase que Aristóteles elaboraba para sus cursos, delimitados con gran esmero y que cubrían casi todos los campos del saber y del arte. Los textos en los que descansa la reputación de Aristóteles se basan en gran parte en estas anotaciones que fueron recopiladas y ordenadas por sus editores posteriores.

Entre los textos existen tratados de lógica llamados Organon ('instrumento'), ya que proporcionan los medios con los que se ha de alcanzar el conocimiento positivo. Entre las obras que tratan de las ciencias naturales está la Física, que recoge amplia información sobre astronomía, meteorología, plantas y animales. Sus escritos sobre la naturaleza, alcance y propiedades del ser, que Aristóteles llamó primera filosofía, recibieron el nombre de Metafísica en la primera edición publicada de sus obras ( 60 a. C.) debido a que en dicha edición aparecían tras la Física. A su hijo Nicómaco dedicaría su obra sobre la ética, llamada Ética a Nicómaco. Otras obras esenciales son Retórica, Poética (que ha llegado a nosotros incompleta) y su Política (también incompleta.

Quizás debido a la influencia de su padre, que era médico, la filosofía de Aristóteles hacía hincapié sobre todo en la biología, frente a la importancia que Platón concedía a las matemáticas. Para Aristóteles el mundo estaba compuesto por individuos (sustancias) que se presentaban en tipos naturales fijos (especies. Cada individuo cuenta con un patrón innato específico de desarrollo y tiende en su crecimiento hacia la debida autorrealización como ejemplo de su clase. El crecimiento, la finalidad y la dirección son pues aspectos innatos a la naturaleza, y aunque la ciencia estudia los tipos generales, éstos, según Aristóteles, encuentran su existencia en individuos específicos. La ciencia y la filosofía deben, por consiguiente, no limitarse a escoger entre opciones de una u otra naturaleza, sino equilibrar las afirmaciones del empirismo (observación y experiencia sensorial) y el formalismo (deducción racional.

Una de las aportaciones características de la filosofía de Aristóteles fue la nueva noción de causalidad. Los primeros pensadores griegos habían tendido a asumir que sólo un único tipo de causa podía ser explicatoria; Aristóteles propuso cuatro. (El término que usa Aristóteles, aition, 'factor responsable y explicatorio', no es sinónimo de causa en el sentido moderno que posee esta palabra.

Estas cuatro causas son: la causa material, la materia de la que está compuesta una cosa; la causa eficiente o motriz, la fuente de movimiento, generación o cambio; la causa formal, que es la especie, el tipo o la clase, y la causa final, el objetivo o pleno desarrollo de un individuo, o la función planeada de una construcción o de un invento. Así pues, un león joven está compuesto de tejidos y órganos, lo que constituiría la causa material; la causa motriz o eficiente serían sus padres, que lo crearon; la causa formal es su especie (león), mientras que la causa final es su impulso innato por convertirse en un ejemplar maduro de su especie. En contextos diferentes, las mismas cuatro causas se aplican de forma análoga. Así, la causa material de una estatua es el mármol en que se ha esculpido, la causa eficiente el escultor, la causa formal la forma que el escultor ha dado a la estatua —Hermes o Afrodita, por ejemplo— y la causa final su función: ser una obra de arte.

En todos los contextos Aristóteles insiste en que algo puede entenderse mejor cuando se expresan sus causas en términos específicos y no en términos generales. Por este motivo se obtiene más información si se conoce que un escultor realizó la estatua que si apenas se sabe que la esculpió un artista y se obtendrá aun más información si se sabe que fue Policleto el que la cinceló que si tan sólo se conoce que fue un escultor no especificado.

Aristóteles creía que su noción de las causas era la clave ideal para organizar el conocimiento. Sus notas de clases son una impresionante prueba de la fuerza de dicho esquema. En astronomía Aristóteles propone un Universo esférico y finito que tiene a la Tierra como centro. La parte central está compuesta por cuatro elementos: tierra, aire, fuego y agua.

Este sistema geocéntrico, fue propuesto por Eudoxio de Cnido y modificado por Calipo, para ser tomado por Aristóteles. En el intento de explicar el origen de los movimientos planetarios, pensó en una Fuerza Divina, que trasmitía su fuerza a todas las esferas desde la más externa, o esfera de las estrellas fijas, a la más interna, o esfera de la Luna. La teoría descrita en su obra Metafísica, fue sustituida por el sistema de Tolomeo, siempre geocéntrico, pero que tenía en cuenta de manera más precisa los movimientos celestes. Entre las obras científicas del Filósofo griego dedicadas al cielo, es preciso recordar la “Meteorología” y el “De Coelo”

En la Física de Aristóteles cada uno de estos elementos tiene un lugar adecuado, determinado por su peso relativo o "gravedad específica". Cada elemento se mueve, de forma natural, en línea recta —la tierra hacia abajo, el fuego hacia arriba— hacia el lugar que le corresponde, en el que se detendrá una vez alcanzado, de lo que resulta que el movimiento terrestre siempre es lineal y siempre acaba por detenerse. Los cielos, sin embargo, se mueven de forma natural e infinita siguiendo un complejo movimiento circular, por lo que deben, conforme con la lógica, estar compuestos por un quinto elemento, que él llama aither, elemento superior que no es susceptible de sufrir cualquier cambio que no sea el de lugar realizado por medio de un movimiento circular. La teoría aristotélica de que el movimiento lineal siempre se lleva a cabo a través de un medio de resistencia es en realidad válida para todos los movimientos terrestres observables. Aristóteles sostiene también que los cuerpos más pesados de una materia específica caen de forma más rápida que aquellos que son más ligeros cuando sus formas son iguales, concepto equivocado que se aceptó como norma hasta que el físico y astrónomo italiano Galileo llevó a cabo su experimento con pesos arrojados desde la torre inclinada de Pisa.

La influencia de la filosofía de Aristóteles ha sido general, contribuyendo incluso a determinar el lenguaje moderno y el denominado sentido común, y su concepto del "Primer Motor" como causa final ha tenido un importante papel dentro de la teología. Antes del siglo XX decir lógica significaba en exclusiva hacer referencia a la lógica aristotélica. Hasta el renacimiento, e incluso después, tanto poetas como astrónomos ensalzaron el concepto aristotélico del Universo. El estudio de la zoología estuvo basado en la obra de Aristóteles hasta que, en el siglo XIX, el científico británico Charles Darwin cuestionó la doctrina de la inmutabilidad de las especies. En el siglo XX se ha producido una nueva apreciación del método aristotélico y de su relevancia para la educación, el análisis de las acciones humanas, la crítica literaria y el análisis político.

26 jun. 2006

Eratóstenes

276-194 AC

Matemático, Astrónomo y Geógrafo griego nacido en Cirene en el año 276 a J.C.



Fue el primero en medir, con un pequeño error, la circunferencia de la tierra. Sabía que cuando en Siene (actual Assuan, Egipto) el Sol se encontraba en la vertical del observador, sus rayos formaban en Alejandría, situada a una latitud mayor, un ángulo de 7° con la vertical.

Este ángulo es igual al formado en el centro de la Tierra por la prolongación de las dos verticales de Siene y Alejandría, tratándose de ángulos correspondientes a dos paralelas cortadas por una transversal.

En este punto conocida la distancia lineal entre Siene y Alejandría, Eratóstenes dedujo la dimensión de la Tierra. Con este simple método obtuvo el valor de 250.000 estadios, equivalente a 40.000 Km., que se aproximan mucho al real determinado por satélite 40.009,88 Km.

Eratóstenes, fue un gran observador de los fenómenos celestes, a los que dedicó gran parte de su tiempo, recopilando gran cantidad de datos que fueron tomados por otros astrónomos, como puntos de referencia para sus investigaciones. Murió en 194 a J.C.

25 jun. 2006

Tycho Brahe

Astrónomo danés, considerado el más grande observador del período anterior a la invención del telescopio e innovador en los estudios astronómicos. Nacido en una noble familia en el año 1546, tuvo una vida muy aventurera: viajo mucho siguiendo el estudio de esta ciencia. En 1565, a causa de una diferencia de opinión con otro colega en una cuestión matemática, se batió a duelo y quedó mutilado de la nariz debiendo llevar de por vida una prótesis de oro, plata y cera. Gozaba de los favores del rey de Dinamarca Federico II, quien en 1576, le cedió la pequeña isla de Hven (Suecia) en donde instaló el observatorio más moderno y equipado de la época "Uraniborg". En 1572 una estrella muy luminosa apareció en la constelación de Casiopea, alcanzando la luminosidad de Júpiter y apagando lentamente después, aunque permaneció visible hasta 1574.





Tycho observo durante un año esta estrella, tratando de calcular con sus instrumentos y conocimientos la distancia con el método del paralelaje; dándose cuenta que la estrella carecía de paralelaje, lo que equivalía a admitir que se encontraba a una distancia infinita.
Tycho publico sus resultados en el tratado "De Nova Stella", provocando con el una verdadera revolución en el campo de las creencias astronómicas.

En 1588, el astrónomo desmintió, no con simples disertaciones, sino con pruebas basadas en sus observaciones y medidas, otra teoría que en aquel tiempo era universalmente aceptada, la naturaleza atmosférica de los cometas. Siguió con sus instrumentos al cometa aparecido en el 13 de noviembre de 1577, midió su paralelaje y por lo tanto la distancia dio su posición más allá de la Luna ( en ese momento se consideraba que los cometas eran un fenómeno producido dentro de nuestra atmósfera) Tycho rechazó el sistema copernicano no por ignorancia, sino por coherencia con sus observaciones. El razonó de esta manera: si la Tierra giraba a largo de una órbita alrededor del sol, como pensaba Copérnico, el observador debía notar un desplazamiento anual en las posiciones de las estrellas fijas. Como él nunca pudo medir este desplazamiento, se convenció que Copérnico estaba en un error.

El razonamiento de Tycho fue inaceptable, la insuficiente precisión de sus instrumentos lo que no le permitió detectar el pequeño desplazamiento de las estrellas. Por otra parte la vieja concepción aristotélico-tolomeica, que ponía a la Tierra inmóvil en el centro de todo, no le convencía completamente; así elaboró una propia, en la que la Tierra quedaba en el centro del Universo, pero los demás planetas giraban alrededor del Sol. Después de la muerte de su mecenas el Rey de Dinamarca, y por disputas con el nuevo soberano abandonó la isla, y se instaló en un castillo cerca de Praga; aquí conoce en el 1600 al joven Kepler, con el cual entablo una amistad científica muy importante. Un año después moría dejando a Kepler, todos sus trabajos e instrumental; con los que años más tardes formuló sus famosas leyes sobre los movimientos planetarios.

24 jun. 2006

Nicolás Copernico

Astrónomo polaco a quien se debe la formulación de la teoría heliocéntrica, es decir el haber desplazado el centro del Universo desde la Tierra al Sol, encaminando esa revolución que, en el término de dos siglos, a través de la contribución de Galileo, Kepler y Newton. conducirá a una renovación total de las bases de la astronomía.

La centralidad del Sol no es una idea original de Copérnico, ya fue adelantada por los antiguos filósofos griegos desde el siglo u a. J. C.



En la antigüedad, el más importante sostenedor de un sistema heliocéntrico del Universo fue Aristarco de Sarros quien, tomando las concepciones de Heraclides del Ponto, afirmó que todos los planetas, comprendida la Tierra, giran alrededor del Sol.

En la época de Copérnico aún imperaba el sistema de Claudio Tolomeo quien negaba a la Tierra cualquier movimiento, tanto de revolución como de rotación alrededor de su propio eje y la ponía en el centro de las rotaciones realizadas por los planetas y el Sol a su alrededor. Para explicar el movimiento de las estrellas, Tolomeo !as imaginaba fijas a una esfera celeste que también estaba animada de un movimiento rotatorio.

El sistema tolomeico estaba complicado con otros mecanismos. Por ejemplo, para explicar el estacionamiento y el movimiento retrógado de los planetas en determinados períodos del año, el astrónomo griego debió atribuir a cada planeta dos movimientos: uno circular (epiciclo) alrededor de un punto; el otro, desde este punto sobre una órbita circular, pero excéntrica, con respecto a la Tierra inmóvil (excéntrico). Copérnico se dió cuenta que el movimiento de los astros es una mera apariencia: en su obra más importante «De revolutionibus orbium caelestium», publicada en el año de su muerte, dice: «...cuando un barco navega sin sacudidas, los viajeros ven moverse, a imagen de su movimiento, todas las cosas que les son externas y, a la inversa, creen estar inmóviles con todo lo que está con ellos. Ahora, en lo referente al movimiento de la Tierra, de manera totalmente similar, se cree que es todo el Universo íntegro el que se mueve alrededor de ella...» Copérnico, contra lo que pueda pensarse, fue inducido a abandonar el sistema tolomeico, porque se dio cuenta que los resultados de sus observaciones astronómicas diferían de las posiciones de los astros calculadas según aquél sistema. Por lo tanto, desplazó el origen de las rotaciones del centro de la Tierra al centro del Sol, sin renunciar sin embargo a los movimientos circulares.

Pero aún acercándose de esta manera a la realidad, no logró encontrar la razón de los movimientos aparentes de los astros, por lo cual tuvo que recurrir a los epiciclos. Será mérito de Kepler, algunos años más tarde, intuir la forma elíptica de las órbitas y archivar para siempre los complicados esquemas epicicloidales.

La biografía de Copérnico presenta muchas lagunas e incertidumbres, a partir de su nacionalidad que, según algunos estudiosos, no es polaca sino alemana. Nace probablemente en 1473 en la ciudad libre de Thom, entonces en territorio polaco, y después de haber realizado los estudios en la universidad de Cracovia, fue a perfeccionarse a Italia, donde se quedó durante ocho años, entre 1496 y 1503, frecuentando los ateneos de Bolonia, Roma, Padua, y Ferrara. Típico exponente de la cultura del renacimiento, se interesó en muchas disciplinas: medicina, teología, derecho canónico y astronomía. Conocía perfectamente el latín y el griego y estudió a los clásicos directamente en las fuentes. En Bolonia realizó observaciones astronómicas junto con D.M. Novara, titular de aquella cátedra de astronomía. En 1505 volvió a su patria donde obtuvo una canonjía en Frauemburg. Algunos años más tarde heredó bienes de su tío obispo y se aseguró una vida desahogada. Durante veinte años, desde 1509 a 1529, Copérnico acumuló observaciones astronómicas y medidas para confirmar su teoría heliocéntrica. En 1533 circulaba un resumen de ésta con el título «Commentariolus», que llegó a las manos del Papa Clemente VII. Recibió, por parte de varios estudiosos, exhortaciones y estímulos para publicar su obra completa en seis libros y, después de muchas resistencias, se decidió a confiar el manuscrito a su amigo Tiedmann Giese, obispo de Kulm, que encargó al pastor luterano Andre Osiander realizar la impresión en Nuremberg.

Este temiendo el impacto de la nueva doctrina sobre la cultura de la época, escribió por iniciativa propia un prefacio a la obra en el que advertía al lector que las ideas del autor debían considerarse puras hipótesis, no necesariamente verdaderas y ni siquiera verosímiles. Copernico no leyó este prefacio, ahorrándose una preocupación más; el libro fue publicado poco después de su muerte el 24 de mayo de 1543.

El "De revolutionibus", se convertirá en el punto de partida sobre el que Galileo basará su lucha para la reforma de la astronomía.

22 jun. 2006

Giordano Bruno

Fue condenado a muerte por defender sus revolucionarias ideas científicas: afirmar que la Tierra gira alrededor de Sol. Al menos aparentemente, por que su Herejía podría ir más allá de las teorías científicas y haber sido el detonante de una escisión que aún persiste en nuestro mundo occidental: la ruptura entre ciencia y religión.

El 17 de febrero de 1600, Giordano Bruno ardía en la hoguera. Perseguido por los calvinistas, excomulgado por los protestantes y finalmente condenado por la Santa Inquisición como "Herético impenitente, pertinaz, obstinado y expulsado del seno de la iglesia católica". Giordano Bruno fue el primer Panteista, doctrina en la que se cree que dios es todo el universo y no una personalidad.



Nació en Nola en la falda del Vesubio en 1548. En 1565 a la edad de 15 años se convirtió en monje dominico, durante su adoctrinamiento rechazó mantener imágenes de santos en su celda y solo mantuvo un crucifijo. Bruno comenzó a tener dudas con respecto a la trinidad y empezó a sentir una visión unitaria de Dios. En 1576 dejo el convento bajo sospechas de Herejía.

Después de viajar por Italia y Francia llego a Génova en donde Calvino tenia una república protestante, doctrina a la cual se adhirió, allí también realizo algunos actos de inconformidad y en una ocasión publicó y distribuyó un escrito en donde acusaba a Calvino de cometer 20 errores en una lectura, fue hecho prisionero hasta que se retractó de lo dicho. Dejó el Calvinismo acusándolo de ser contrario a la libertad intelectual. Al dejar Génova fue a Paris donde luego de varios tropiezos por la guerra religiosa fue aceptado por Enrique III como profesor de la Universidad en 1581.

Posteriormente viajo a Londres, allí aplicó para enseñar en la Universidad de Oxford la nueva cosmología Copernicana atacando al tradicional sistema aristotélico.

Al regresar a París escribió dos de sus obras: De la Causa, Principio e Uno y De l'Infinito Universo e Mondi. En 1585 retó a los seguidores del Aristotelismo a un debate público en el College de Cambrai, en donde fue ridiculizado, atacado físicamente y expulsado del País. En los siguientes 5 años vivió en diversos sitios del centro y este de Europa como Marburg, Mainz, Wittenberg, Praga, Helmstedt, Frankfurt y Zurich. Se dedicó a escribir muchos trabajos en Latín sobre cosmología, física, magia y el arte de la memoria. Demostró aunque con un método equivocado que el Sol es mas grande que la Tierra.

En 1591 recibió una invitación para ir a Venecia de Zuane Mocenigo, quien lo requería para aprender sobre el arte de la memoria. Las relaciones entre profesor y alumno no fructificaron en parte porque Mocenigo tenía una idea de Bruno como un mago y no como el pensador que era. Al tratar de abandonarlo, Monciego lo denunció a la inquisición por las según el, ideas herejes que le había transmitido. Bruno fue apresado por la inquisición e interrogado en Venecia, sin embargo, al ser solicitado por Roma fue trasladado a esa ciudad.

Estuvo prisionero en Roma por 7 años. Del juicio que se siguió a Bruno se perdieron la mayoría de los folios cuando fueron tomados por Napoleón. En 1599 se expusieron los cargos contra El. En muchas ocasiones Bruno ofreció retractarse de sus acusaciones, sin embargo no le fueron aceptadas. Finalmente Giordano Bruno decidió no retractarse aunque no se tiene conocimiento del por qué de esta decisión.

El 20 de Enero de 1600 el Papa Clemente VIII ordenó que Bruno fuera llevado ante las autoridades seculares, el 8 de febrero fue leída la sentencia en donde se le declaraba herético impenitente, pertinaz y obstinado, fue expulsado de la iglesia y sus trabajos fueron quemados en la plaza publica. Durante todo el tiempo fue acompañado por monjes de la iglesia, antes de ser ejecutado uno de ellos le ofreció un crucifijo para besarlo el cual rechazó y dijo que moriría como un mártir y que su alma subirá con el fuego al paraíso.

Ha sido convertido en mártir de la ciencia por la defensa de las ideas heliocentristas, aunque hay que decir que la causa principal de su juicio fue la teología neognóstica, en donde negaba el pecado original, la divinidad especial de Cristo y por poner en duda su presencia en la eucaristía.

21 jun. 2006

Claudio Tolomeo

Astrónomo y matemático cuyas teorías y explicaciones astronómicas dominaron el pensamiento científico hasta el siglo. También se reconocen sus aportaciones en matemáticas, óptica y geografía.

Posiblemente, Tolomeo nació en Grecia, pero su nombre verdadero, Claudius Ptolemaeus, refleja todo lo que realmente se sabe de él: ’Ptolemaeus’ indica que vivía en Egipto y ’Claudius’ significa que era ciudadano romano.



De hecho, fuentes antiguas nos informan de que vivió y trabajó en Alejandría, Egipto, durante la mayor parte de su vida. Almagesto, la primera y más famosa obra de Tolomeo, escrita originariamente en griego, se tradujo al árabe como al-Majisti (Obra magna). En Europa, las traducciones latinas medievales reprodujeron el título como Almagesti, y desde entonces se le conoce simplemente como Almagesto. En esta obra, Tolomeo planteó una teoría geométrica para explicar matemáticamente los movimientos y posiciones aparentes de los planetas, el Sol y la Luna contra un fondo de estrellas inmóviles. Esta obra no incluía ninguna descripción física de los objetos del espacio.



Tolomeo comenzó por aceptar la teoría mantenida de forma generalizada en aquel entonces de que la Tierra no se movía, sino que estaba en el centro del Universo. Por razones filosóficas, se consideraba que los planetas y las estrellas se movían con movimiento uniforme en órbitas perfectamente circulares.

Más tarde amplió la teoría en un intento de explicar los enigmas astronómicos que presentaba, por ejemplo, los aparentes movimientos de retroceso de los planetas y las variaciones aparentes de tamaño o brillo de la Luna y de los planetas. Tolomeo planteó que los planetas, el Sol y la Luna giraban en pequeñas circunferencias cuyos centros giraban a su vez alrededor de circunferencias mucho más grandes que tenían su centro en la Tierra. De esta forma, hizo que su sistema se adecuara a la mayoría de las observaciones que habían registrado los astrónomos.

Utilizó el término epiciclo para describir la pequeña circunferencia sobre la que, según él, giraban los objetos en el espacio. Para que funcionara la teoría de los epiciclos, tuvo que introducir variaciones en las matemáticas tradicionales. Ésta fue una de las razones por las que el astrónomo polaco Nicolás Copérnico rechazó el sistema de Tolomeo en el siglo XVI y desarrolló su propia teoría heliocéntrica, que establece de forma correcta que el Sol está situado en el centro del Sistema Solar. Aun así, Copérnico mantuvo un elaborado sistema de epiciclos.

Tolomeo también contribuyó sustancialmente a las matemáticas a través de sus estudios en trigonometría y aplicó sus teorías a la construcción de astrolabios y relojes de sol. En su Tetrabiblon, aplicó la astronomía a la astrología y la creación de horóscopos. En Geografía, obra de gran importancia histórica, describe el mundo tal como lo conocía la gente de su tiempo. Esta obra, que utiliza un sistema de latitud y longitud, influenció a los cartógrafos durante cientos de años, pero adolecía de falta de información fiable. Tolomeo también dedicó un tratado a la teoría musical: Harmónicos, y en Óptica exploró las propiedades de la luz, especialmente la refracción y la reflexión. La Óptica, conocida solamente por una versión árabe, hace hincapié en los experimentos y en la construcción de aparatos especiales para promover el estudio de la luz y desarrollar una teoría matemática de sus propiedades.

18 jun. 2006

Anaxágoras

Anaxágoras nació en las vecindades de Clazómene en lo que hoy es Turquía en el año 499 a.C. Vivió en Ionia donde estudió las nuevas tendencias en filosofía y el conocimiento científico del mundo.

Provenía de una familia adinerada, sin embargo rechazó sus posesiones en orden se volverse devoto a las ciencias.

Aunque de Ionia también fue natural Pitágoras, en el tiempo de Anaxágoras el nuevo estudio del conocimiento estaba limitado a Atenas. Fue él quien los llevó a su ciudad después de haber estado en Atenas en 480 a.C.

499-428 AC

Durante su estancia en Atenas donde fundó una escuela de filosofía teniendo dentro de sus discípulos a Eúcidides, Eurípides, Demócrito, Empédocles, posiblemente a Sócrates y a Pericles quien por esa época ostentaba el poder y de quien se convirtió en gran amigo.

Anaxágoras propuso que la materia estaba compuesta por un infinito número de elementos o bloques de construcción básica, los cuales eran cualitativamente diferentes entre sí y además eran indivisibles. Cada uno de ellos estaba presente en todas las cosas pero en diferentes proporciones con lo que habría " un poco de cada cosa en las demás"

Introdujo en la filosofía griega el principio espiritual u ordenador del mundo al proponer el "Nous" (palabra griega que significa mente o razón). En su doctrina del Nous inicialmente todas las cosas estaban juntas y la materia era una mezcla homogénea. La Nous impulso el movimiento de esta mezcla:

La rotación "... comenzó en el centro y entonces gradualmente se expandió en amplios círculos. El primer efecto fue separar dos grandes masas una llamada éter y la otra de características opuestas llamada aire. El éter tomo el exterior y el aire el interior. Del aire se separaron las nubes, agua, tierra y rocas. Los elementos del cielo se concentraron en el centro como resultado del movimiento circular y fue de estos elementos al consolidarse que se formo la tierra; después como consecuencia de la violencia del movimiento circular el éter circundante envió rocas muy lejos de la tierra y se encendieron en forma de estrellas."

Estas ideas se consideran ahora como las primeras explicaciones aproximadas de la formación del sistema solar. La Nous originó y mantiene el movimiento del universo.

Fue el primero en explicar correctamente los eclipses sobre los cuales sus teorías fueron del todo correctas excepto en lo que respecta a los eclipses de luna que para él se producían al interponerse otros cuerpos entre la Tierra y la Luna y no la sombra de la Tierra.

Alrededor del 450 a.C. fue apresado por sus ideas ateas al proponer que el Sol no era un Dios y que la Luna brillaba por reflejar la luz de este. Todo este proceso parece haber sido en parte un montaje de los enemigos de Pericles. Anaxágoras fue rescatado de la prisión por Pericles pero tuvo que irse de Atenas.

Volvió a Ionia y después fundó la escuela de Lampsacus. Murió el 428 a.C.

15 jun. 2006

Galileo Galilei

Nació cerca de Pisa el 15 de febrero de 1564. Estudió con los monjes en Vallombroso y en 1581 entró en la Universidad de Pisa para estudiar medicina. Al poco tiempo cambió sus estudios de medicina por la filosofía y las matemáticas, abandonando la universidad en 1585 sin haber llegado a obtener el título. Durante un tiempo dio clases particulares y escribió sobre el movimiento hidrostático y natural, pero no llegó a publicar nada.

En 1589 trabajó como profesor de matemáticas en Pisa, donde se dice que demostró ante sus alumnos el error de Aristóteles, que afirmaba que la velocidad de caída de los cuerpos era proporcional a su peso, dejando caer desde la Torre inclinada de esta ciudad dos objetos de pesos diferentes.

1564-1642

En 1592 no le renovaron su contrato, posiblemente por oponerse a la filosofía aristotélica. Ese mismo año fue admitido en la cátedra de matemáticas de la Universidad de Padua, donde permaneció hasta 1610. En Padua, Galileo inventó un 'compás' de cálculo que resolvía problemas prácticos de matemáticas. De la física especulativa pasó a dedicarse a las mediciones precisas, descubrió las leyes de la caída de los cuerpos y de la trayectoria parabólica de los proyectiles, estudió el movimiento del péndulo e investigó la mecánica y la resistencia de los materiales. Apenas mostraba interés por la astronomía, aunque a partir de 1595 se inclinó por la teoría de Copérnico, que sostenía que la Tierra giraba alrededor del Sol desechando el modelo de Aristóteles y Tolomeo en el que los planetas giraban alrededor de una Tierra estacionaria. Solamente la concepción de Copérnico apoyaba la teoría de las mareas de Galileo, que se basaba en el movimiento de la Tierra. En 1609 oyó decir que en los Países Bajos habían inventado un telescopio. En agosto de ese año presentó al duque de Venecia un telescopio de una potencia similar a los modernos prismáticos binoculares. Su contribución en las operaciones navales y marítimas le supuso duplicar sus ingresos y la concesión del cargo vitalicio como profesor.

En diciembre de 1609 Galileo había construido un telescopio de veinte aumentos, con el que descubrió montañas y cráteres en la Luna. También observó que la Vía Láctea estaba compuesta por estrellas y descubrió los cuatro satélites mayores de Júpiter, hoy conocidos como galileanos. En marzo de 1610 publicó estos descubrimientos en El mensajero de los astros. Su fama le llevó a servir como matemático en la corte de Florencia, donde quedó libre de sus responsabilidades académicas y pudo dedicarse a investigar y escribir. En diciembre de 1610 pudo observar las fases de Venus, que contradecían a la astronomía de Tolomeo y confirmaban su aceptación de las teorías de Copérnico.

Los profesores de filosofía se burlaron de los descubrimientos de Galileo, dado que Aristóteles había afirmado que en el cielo sólo podía haber cuerpos perfectamente esféricos y que no era posible que apareciera nada nuevo. También discrepaba Galileo de los profesores de Florencia y Pisa sobre la hidrostática, y en 1612 publicó un libro sobre cuerpos en flotación. Como respuesta, inmediatamente aparecieron cuatro publicaciones que atacaban a Galileo y rechazaban su física. En 1613 escribió un tratado sobre las manchas solares y anticipó la supremacía de la teoría de Copérnico. En su ausencia, un profesor de Pisa les dijo a la familia de los Médicis (que gobernaban Florencia y mantenían a Galileo) que la creencia de que la Tierra se movía constituía una herejía. En 1614, un cura florentino denunció desde el púlpito a Galileo y a sus seguidores. Éste escribió entonces una extensa carta abierta sobre la irrelevancia de los pasajes bíblicos en los razonamientos científicos, sosteniendo que la interpretación de la Biblia debería ir adaptándose a los nuevos conocimientos y que ninguna posición científica debería convertirse en artículo de fe de la Iglesia católica.

A principios de 1616, los libros de Copérnico fueron censurados por un edicto, y el cardenal jesuita Roberto Belarmino dio instrucciones a Galileo para que no defendiera el concepto de que la Tierra se movía. El cardenal Belarmino le había avisado previamente de que sólo tuviera en cuenta sus ideas como hipótesis de trabajo e investigación, sin tomar literalmente los conceptos de Copérnico como verdades y sin tratar de aproximarlos a lo escrito en la Biblia. Galileo guardó silencio sobre el tema durante algunos años y se dedicó a investigar un método para determinar la latitud y longitud en el mar basándose en sus predicciones sobre las posiciones de los satélites de Júpiter, así como a resumir sus primeros trabajos sobre la caída de los cuerpos y a exponer sus puntos de vista sobre el razonamiento científico en una obra sobre los cometas, El ensayador (1623).

En 1624 Galileo empezó a escribir un libro que quiso titular Diálogo sobre las mareas, en el que abordaba las hipótesis de Tolomeo y Copérnico respecto a este fenómeno. En 1630 el libro obtuvo la licencia de los censores de la Iglesia católica de Roma, pero le cambiaron el título por Diálogo sobre los sistemas máximos, publicado en Florencia en 1632. A pesar de haber obtenido dos licencias oficiales, Galileo fue llamado a Roma por la Inquisición a fin de procesarle bajo la acusación de "sospecha grave de herejía". Este cargo se basaba en un informe según el cual se le había prohibido en 1616 hablar o escribir sobre el sistema de Copérnico. El cardenal Belarmino había muerto, pero Galileo facilitó un certificado con la firma del cardenal, según el cual no sufriría en el futuro ninguna otra restricción que no fueran las que para todo católico romano contenía un edicto de 1616. Este escrito no pudo ser rebatido por ningún documento, pero Galileo fue obligado a abjurar en 1633 y se le condenó a prisión perpetua (condena que le fue conmutada por arresto domiciliario). Los ejemplares del Diálogo fueron quemados y la sentencia fue leída públicamente en todas las universidades.

La última obra de Galileo, Consideraciones y demostraciones matemáticas sobre dos ciencias nuevas, publicada en Leiden en 1638, revisa y afina sus primeros estudios sobre el movimiento y los principios de la mecánica en general. Este libro abrió el camino que llevó a Newton a formular la ley de la gravitación universal, que armonizó las leyes de Kepler sobre los planetas con las matemáticas y la física de Galileo. Antes de la publicación de esta obra, Galileo se quedó ciego y murió el 8 de enero de 1642 en Arcetri, cerca de Florencia.

La contribución más famosa de Galileo a la ciencia fueron sus descubrimientos de la física de las mediciones precisas, más que los principios metafísicos y la lógica formal. Sin embargo tuvieron más influencia sus libros El mensajero de los astros y el Diálogo, que abrieron nuevos campos en la astronomía. Más allá de la ciencia, ha quedado el papel de Galileo como defensor de la investigación científica racional. Desde la publicación de la documentación completa del juicio contra Galileo en 1870, toda la responsabilidad de la condena a Galileo ha recaído tradicionalmente sobre la Iglesia católica de Roma, encubriendo la responsabilidad de los profesores de filosofía que persuadieron a los teólogos de que los descubrimientos de Galileo eran heréticos. Juan Pablo II abrió en 1979 una investigación sobre la condena eclesiástica del astrónomo para su posible revisión.

En octubre de 1992, una comisión papal reconoció el error del Vaticano.

Deja muchos comentarios!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...