10 jul. 2011

Tacones asesinos

Femme fatale


Los stilettos son frecuentemente asociados al estereotipo conocido como femme fatale y se consideran un artículo asociado a la seducción, por lo que hay numerosas referencias a ellos en la cultura popular. Desde el punto de vista estético, no solamente hacen ver más largas las piernas y añaden unos centímetros a la estatura de la portadora, sino que modifican la postura. La extensión dorsal del pie hace que los músculos de la pantorrilla (gemelos) se contraigan, resaltándolos y mejorando la proporción con respecto a los tobillos. Así mismo, se acentúa la curvatura de la cintura (lordosis lumbar) lo cual hace más prominentes a la cadera y al busto. Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas, ya que la enorme presión ejercida sobre un área tan pequeña es mortal para las alfombras y los pisos de madera, por no hablar de los millones y millones de tobillos torcidos que ha provocado este tipo de calzado.

Dichas piezas de calzado toman su nombre de un tipo de daga fabricada de una sola pieza con una hoja robusta que normalmente tiene forma triangular al corte transversal. Se hizo famosa durante el renacimiento dado que podía atravesar las cotas de malla de los caballeros, o introducirse en las delgadas junturas de una armadura. Sin embargo, su mayor uso lo tuvo entre los asesinos, dado que era fácil de esconder y de una efectividad letal.


El arma misericordiosa

Un tipo de stiletto usado durante las batallas europeas alrededor de los años 1400 a 1600 se llamaba misericorde, dado que su función principal era proveer de una muerte rápida a los caballeros heridos gravemente en las batallas. Su nombre deriva del latín misericordia, de idéntico significado en castellano.

"El stilleto tiene la forma de un arma. Sólo necesitas un poco de fuerza al dar un puntapié o un golpe para hacerlo efectivo" dice la experta forense Barbara Butcher.

Claro es el caso de Laura Cook una secretaria de 29 años que en el 2008 le dio una patada a un hombre con sus zapatos de tacón de aguja cuando éste le pidió a su novio que quitara los pies de un asiento, provocándole una herida en el rostro que requirió varios puntos de sutura.

O una que en un taxi se sintió amenazada por su novio borracho y al defenderse él la llevó a juicio. (Fue absuelta)
O una que supuestamente le dio en un ojo a un tipo que pedía por la ventanilla del mcdonald's porque pensó que este había asaltado a alguien.

Y es que la moda tiene un tono un poco agresivo, los tacones que nos obsesionan a las mujeres son cada vez más altos y más finos. Es un look que trae a la mente la idea de un armamento.

El desenlace no es nada bonito y no es que yo incite a la violencia pero es importante que las mujeres sepamos defendernos. Si te encuentras en una situación de peligro y tienes a la mano tu tacón procura pegar en los tejidos blandos de tu agresor por ejemplo en la cara, nariz o el cuello. Y por favor sujétalo con fuerza y no hagas lo que tanto critico yo de las películas de terror.. que dejan caer el arma y corren y luego se caen!. ERROR!
No, sujétalo firmemente, no lo sueltes y corre.
Y si te atacan por atrás o te lanzan al piso, golpea fuertemente su entrepierna, eso lo dejará fuera de combate por suficiente tiempo para poder levantarte y correr.

Fuente: Korin Miller


1 comentario:

Mercedes dijo...

ahí, ahí, mujeres al poder y si tenemos la posibilidad de defendernos con algo tan común con un tacón pues a aprobecharlo.
Muy interesante.
Besitos.

Deja muchos comentarios!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...